Pechera regulable.
Materiales: cadenas de hierro y baño de níquel. Cadenas de aluminio. Dije cruz en piedra natural. Dijes monedas en metal de fundición.
Largo cadenas centrales: 20 cm. - 30 cm.- 34 cm.
Largo cadenas laterales: 13.5 cm.
Largo total: 62 cm.
Contiene cadena de alargue para regular: 13 cm.
*Este producto fue hecho a mano.

PROPIEDADES DEL CITRINO

Sus propiedades son muy alabadas, especialmente porque es un cristal de felicidad.

Esto significa que su energía es fabulosa para cuando nos sentimos tristes o deprimidos. Nos puede ayudar a recobrar el entusiasmo por la vida y la confianza en que podremos conseguir lo que nos propongamos. Así mismo, por esta razón es también un cristal de éxito, que nos provee de todo lo que necesitamos para triunfar.

Además, armoniza la energía de nuestro cuerpo, sanando aquellas zonas energéticas descompensadas. De ahí esa maravillosa sensación de plenitud que nos aporta.

Pechera ELEONORA citrino

$2.750

¡20% OFF comprando 20 o más!

Vas a poder aprovechar esta promoción en cualquier producto de la tienda.

Pechera ELEONORA citrino $2.750
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Oficinas AYP Recoleta 1118 Con Cita

    Gratis

Pechera regulable.
Materiales: cadenas de hierro y baño de níquel. Cadenas de aluminio. Dije cruz en piedra natural. Dijes monedas en metal de fundición.
Largo cadenas centrales: 20 cm. - 30 cm.- 34 cm.
Largo cadenas laterales: 13.5 cm.
Largo total: 62 cm.
Contiene cadena de alargue para regular: 13 cm.
*Este producto fue hecho a mano.

PROPIEDADES DEL CITRINO

Sus propiedades son muy alabadas, especialmente porque es un cristal de felicidad.

Esto significa que su energía es fabulosa para cuando nos sentimos tristes o deprimidos. Nos puede ayudar a recobrar el entusiasmo por la vida y la confianza en que podremos conseguir lo que nos propongamos. Así mismo, por esta razón es también un cristal de éxito, que nos provee de todo lo que necesitamos para triunfar.

Además, armoniza la energía de nuestro cuerpo, sanando aquellas zonas energéticas descompensadas. De ahí esa maravillosa sensación de plenitud que nos aporta.